Turkana material de pesca y los mejores plomos

Último programa de radio de dialdepesca.com

viernes, 16 de noviembre de 2007

Reconstrucción 46 Clasic (Enrique Barona)

ESTA SEMANA OS OFRECEMOS OTRO EJEMPLO PRÁCTICO DE BRICOLAGE CON EL QUE, AUNQUE EVIDENTEMENTE CADA REPARACIÓN DE UN CARRETE ANTIGUO ES DISTINTA, EN NUESTRA SECCION DE BRICOLAGE PODÉIS IR ANOTANDO IDEAS. EN ESTE CASO RECIBIMOS EL CONSEJO PRÁCTICO DE ENRIQUE BARONA, UN ASTURIANO SEGUIDOR EMPEDERNIDO DE NUESTRA WEB “NOSTÁLGICOS”

RECONSTRUCCIÓN DE UN MODELO 46, CLASIC
Por Enrique Barona Leal


Con esta breve explicación y con las fotos que intentaré adjuntar deseo hacer llegar a todos los amigos de “Nostálgicos de carretes Sagarra” como partiendo de los repuestos de la fábrica, conseguidos en diversos comercios (bazares antiguos, tiendas de caza y pesca) y en los rastrillos de las ciudades, además de las ayudas inestimables de otros socios (en este caso se la debo a mi amigo y compañero de afición Saturnino Serrano); se puede llegar a completar y poner en condiciones de usarlo para pescar casi cualquier modelo de carrete Sagarra. Lógicamente tendremos algún modelo, menos abundante, que no podremos llegar a verlo funcionar, porque siempre existirá alguna pieza que se nos resista a ser encontrada.

En mis cajas de repuestos que, como dije anteriormente, fui consiguiendo a lo largo del tiempo y mi aumento de la afición por coleccionar Sagarras; tengo ejes, piñones centrales, coronas de giro, muelles, piezas de sujeción de agujas, carcasas y tapas, bobinas, etc. Y como dice mi mujer, soy un “ocupa” que va a terminar por echarla de casa con tanto “trasto” que estoy acumulando.

Dado que el modelo 46 fue el que más tiempo estuvo en fabricación, puesto que, como todos ahora sabemos, desde 1946 nunca abandonó la cadena de montaje en la fábrica. Aunque si tuvo transformaciones a lo largo de esos años, puede que sea el que más ejemplares tenga al uso o guardados en cualquier rincón de las casas de los pescadores de más edad y ahora (gracias a Dios) también de los más jóvenes. Por ello se inicia su producción con los más antiguos de color azul y granate, y con la sujeción a la caña en forma de S y que después tendría forma recta y en ángulo, pasando luego a la redondeada (estas dos últimas formas ya serían en los colores posteriores); continúan después con los de tono caqui-verdoso, para acabar con el tono negro intenso de los últimos años.

Este híbrido que he montado, tiene piezas del primitivo modelo 46 y del posterior modelo 46-2. Pero todas se acoplaron a la perfección (alguna con pequeño retoque).

En el comienzo de mi reconstrucción, como espero que se pueda apreciar en las fotos, parto de una carcasa de color negro a la que le coloco roscado un piñón central, que sujeta una base (de color azul) a la que le pongo las piezas de la aguja guía-hilos. Continúo con un eje (de los cortos) que lo sujeto con su pieza corredera al conjunto. Ahora ya comienza a verse como quedará el carrete al finalizar el ensamblaje.



Sin echar ni una gota de aceite o de grasa, compruebo como funciona todo y veo que existe un pequeño roce entre la base azul y la pieza que recorre la media luna existente en ella y que hace que la aguja se abata contra la bobina. Nada que no se pueda remediar con unas pasadas de lija al agua de grano 220. Ahora si, ya va el conjunto como la seda. Le meto una rociada de aceite WD-40 y a seguir añadiendo piezas.

Le toca el turno a la corona que engrana con el piñón central, y que al girar la manivela hace que gire la bobina del carrete. Aquí si me encuentro con un problema importante, ya que el eje de esa corona, que lleva la rosca de la manivela, es algo más corto que los de los otros modelos (los 46, los 47 y los 51) que tengo en la colección. Funciona perfectamente pues con la tapa (que es de color caqui-verdoso) presentada y sujeta con los tornillos, el conjunto va redondo, pero cuando intento poner la manilla y roscarla es cuando me queda trabado el carrete, ya que dicho eje no queda “a paño” con el casquillo de bronce de la tapa. Esa corona debe ser de otro modelo de carrete.




El problema es insalvable, porque no tengo más coronas de repuesto, pero al instante me acuerdo del amigo Saturnino y su casi inagotable cajón de piezas Sagarra. Llamada telefónica a Saturnino del que solo me separan 25 Km. (Salinas a Gijón) y 20 minutos de tiempo. Concertada cita (que se prolongó más de dos horas hablando de la común afición) en su pequeño taller, donde me recibe con muchas ganas de solucionar el asunto. Y dicho y hecho, cambio de la corona por otra más larga y listo. ¿quién dijo que el problema era insalvable?



Pero Saturnino también me facilitó una aguja (como dicen los de habla inglesa “pick up”) que yo no tenía y una bobina que también me faltaba. Yo si tenía la base de sujeción de la bobina (de color negro, como se puede apreciar en las fotos), y el resto de las piezas que completan el carrete como arandelas superiores y tapón roscado superior. Gracias por todo Saturnino, incluidas las explicaciones y tus conocimientos sobre los Sagarra.

Ahora quedaba completar el resto. Se le añade grasa a los engranajes de la carcasa y a la tapa. Se le ponen los tres tornillos de sujeción. Le rosco la manivela (también de color negro y más moderna que el resto). Coloco en el eje central la base de la bobina, a continuación esta, remato con las dos arandelas (la de cartón aceitado y la metálica) y el tapón roscado. Y ya está otro carrete Sagarra funcionando a la perfección.





Además de esta reparación, aprovecho estas líneas para aclarar a todo el que esto lea, que mi afición por los Sagarra comenzó cuando un amigo pescador me regaló, porque, según él, no le funcionaban, les faltaba alguna pieza (léase aguja) o tenían rota el asa, tres de distintos modelos: uno del 46, un Junior Asa y un Super Asa. Ese fue mi comienzo, y a partir de ahí mis búsquedas en los rastrillos dieron sus frutos.

Ahora después de desarmarlos, limpiarlos, engrasarlos y reponer piezas deterioradas, puedo presumir de tener mi pequeña colección de nueve (9) carretes más este del que quiero hablar, o sea en total diez (10), detallados como sigue:

3 Modelo 46, con variantes de distintas épocas en su construcción (con casquillo de bronce, sin casquillo de bronce y con engrasador en el mismo.)

2 Modelo 47, con las mismas circunstancias que en el mod. 46.

3 Modelo 51, cada uno con un tipo de bobina distinta (metálica, plástico negro y plástico verde), y también sin casquillo de bronce y con él.

1 Junior Asa de cesta, con dos bobinas (una normal y otra de gran capacidad).

1 Super Asa de cesta, con tres bobinas (una normal y dos de gran capacidad).

Todos ellos, como se dice en el ejercito, en perfecto estado de revista y funcionando como el primer día que salieron de su caja de embalaje, aunque con sus heridas de guerra por el trato dado por sus anteriores propietarios. Y yo como custodio de los mismos plenamente satisfecho de la labor realizada.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Magnifico trabajo de montaje y restauracion.

Salud
Tomas

Juan Urrutia dijo...

Me uno al compañero Tomas, he disfrutado mucho leyendo el relato de tus pesquisas para encontrar piezas y su posterior ensamblaje. Enhorabuena por esta estupenda aportación.


Un cordial saludo.


Juan

enrique barona dijo...

Gracias a Tomas y a Juan por vuestros parabienes, pero teniendo piezas de repuesto o pudiendo intercambiarlas con otro chalado Sagarra, estos primeros modelos no tienen una mecanica muy complicada. Hasta yo me atrevo con ellos.

Un saludo. Enrique

Anónimo dijo...

Bunas noches amigos.
Si necesitais alguna pieza de recambio de un 46, tengo uno con la cazoleta un poco aplastada y sin maneta, podeis disponer de el , para piezas, supongo que algunao mas saldra,

Salud
Tomas