Turkana material de pesca y los mejores plomos

Último programa de radio de dialdepesca.com

sábado, 27 de junio de 2009

Apuntes sobre la historia de los carretes españoles de bobina fija. ¿Cuáles fueron los primeros?

Nuestro amigo Zaragozano Pedro Altaba nos envía un magnífico estudio histórico sobre los carretes antigüos españoles. En este casi "ensayo de nostálgicos" plantea lo que es su proceso mental de creación de las bobians y sobre todo busca respuestas como ¿Cuál es el origen de los objetos que coleccionamos? ¿Cómo situarlos en el tiempo? ¿Por qué surgieron como los conocemos hoy?
Además de este texto de lujo, Pedro Altaba nos muestra un magnífico documento, nada menos que los planos ORIGINALES del carrete "La Dorada", en los cuales podremos ver los magníficos diseños con lo que los artesanos dibujaban sus carretes, un trabajo de verdaderos artistas. Disfrutad con esta colaboración tan puntal, como de verdadero gozo para nuestra comunidad.

Texto y fotografías: Pedro Altaba
Editado por J.L.Lago


Apuntes sobre la historia de los carretes españoles de bobina fija. ¿Cuáles fueron los primeros?

En primer lugar, quiero presentarme a los compañeros de afición. Soy aragonés (de Zaragoza, donde vivo) y descubrí no hace mucho el mundo de la pesca en el mar. A través de los interesantísimos artículos de José Luis Lago en la revista Federpesca Mar comencé a sentir atracción por las “cosas viejas” y, poco a poco, he ido entrando en ese mundo y conocido a coleccionistas y amigos que saben mucho más que yo, pero que me han transmitido la inquietud por conocer el por qué de algunas cosas.

No tengo un número de carretes de porte, como el que poseen muchos de los lectores de esta página web, pero he perdido algún rato en intentar encontrar explicaciones objetivas y a desentrañar esa “minihistoria” de los objetos de pesca que son parte de nuestra afición, de nuestros recuerdos y de nuestras colecciones.

Me he atrevido –ya sabe José Luis que siento cierto pudor- a publicar algún apunte inicial y he creído oportuno “echar la luz de la linterna” sobre la historia de nuestros carretes. No tanto sobre un modelo u otro, sino sobre lo que es su proceso mental de creación. ¿Cuál es el origen de los objetos que coleccionamos? ¿Cómo situarlos en el tiempo? ¿Por qué surgieron como los conocemos hoy?.

Pues eso; me ha parecido interesante “empezar por el principio” y, para ello, hay que conocer quiénes fueron los que, con su inquietud e inventiva, comenzaron el proceso de creación de una industria en España que luego tuvo como máximo exponente a la firma “Sagarra”.

Siguiendo un criterio cronológico empezaremos, pues es el primero, por D. Gastón Chritín, de nacionalidad francesa y con residencia en Barcelona. Patentó el carrete, que después fue comercialmente denominado “la Dorada” con fecha 25 de febrero de 1.941, por lo que se puede afirmar que es el que cuenta con un diseño y registro de propiedad industrial más antiguo de los carretes de bobina fija en España.

Digo de bobina fija, porque el día 20 de abril de 1.939, pocos días después de terminada la guerra civil, D. Juan Calicó Maleras (apellido ligado como pocos con el mundo de la pesca deportiva) registraba en Barcelona la patente de introducción nº 145.308, relativa a un “sistema de carrete mecánico para pesca”, que describía un carrete de bobina giratoria al gusto americano.

El origen francés del registro del Sr. Chritin viene reflejado no sólo en la nacionalidad de su autor, sino también en la propia denominación que da a la invención en el título de la patente, que decía: “Perfeccionamientos en la construcción de molinetes para lanzar y recuperar hilo en las cañas de pescar”. Vemos que no se menciona el término español “carrete”, sino que se utiliza “molinete” que procede, evidentemente, del “moulinet” francés.





Tampoco oculta la procedencia de su “molinete” el propio Sr. Chritin, al referir los motivos que le impulsaron a inscribir el invento, que decía que “en el extranjero, y de modo especial en Francia, se han ideado varios perfeccionamientos en la construcción de esta clase de aparatos dotándolos de un mecanismo de transmisión de movimiento que aumenta considerablemente la velocidad del recuperador…”, apostillando acto seguido que ”Como que dichos perfeccionamientos no han sido conocidos, practicados ni divulgados en España su aplicación puede constituir una nueva industria nacional protegida por la patente de introducción…que con arreglo a las disposiciones legales vigentes se solicita...”.

Lectura que nos permite ya descubrir datos interesantes. En primer lugar, la carencia en España de cualquier carrete de bobina fija de fabricación nacional anterior al año 1.941 y en segundo, que en la época de la posguerra se disparó la inquietud en nuestro país para diseñar carretes modernos, siguiendo la corriente iniciada en Francia.



El número que correspondió a la patente de D. Gastón fue el 152.177, el cual aparece reflejado en las bobinas de los carretes “la Dorada” que después fueron fabricados. Cuenta con el interés de haber dado lugar, muy posiblemente, al primer carrete de bobina fija con patente de introducción inscrita en España, que fue objeto de fabricación posterior en serie en nuestro país.




Quien sea afortunado poseedor de uno de ellos podrá comprobar que el mecanismo difiere de forma sensible de cualquier otro. Los planos originales de la patente, que adjunto fotografiados con el artículo, son de una belleza plástica espectacular y, ciertamente, dan luz sobre la inventiva y gusto de quien los elaboró.


Fotos de planos de la patente “la Dorada” PINCHAR Y PODRÉIS VERLO CON MÁS TAMAÑO DE PANTALLA

Hemos visto cuál fue el carrete de bobina fija con la patente más antigua que fue fabricado en España, con evidente origen francés. ¿Cuál fue el primero patentado por un español? Para empezar a desbrozar “la selva” daremos una primera pista: Entre los carretes españoles de bobina fija, que son objeto actual de interés por su rareza, encontramos el Rio-Mar Marqués, muy apreciado. ¿Por qué se llamaba así? Evidentemente, la primera parte de la marca comercial (Rio-Mar) se refería a su polivalencia, ya que se diseñó para ser empleado tanto en agua dulce como en agua marina.


Carrete Rio-Mar Marqués en una caña Carswell

La segunda parte de su nombre- “Marqués”- obedece al primer apellido de quien lo patentó. En la bobina de estos carretes aparece el nº de patente 169.596. Esa patente fue registrada en la Oficina Española de Patentes con fecha 31 de marzo de 1.945 por D. Ramón Marqués Turón, residente en Barcelona, bajo el título “Mecanismo pare el arrollamiento del hilo en los carretes de las cañas para pescar”.

Entre las reivindicaciones recogidas en la descripción del invento registrado aparece una clave que ayuda a dar luz sobre cuál fue la particularidad más llamativa y la novedad real que se exteriorizó después en la fabricación y comercialización del producto. La bobina estaba sujeta a rosca en el portabobinas fijo, de forma que “por estar el carrete simplemente roscado en el cuello del portabobinas puede dicho carrete intercambiarse muy fácilmente, sin tener que desmontar pieza alguna del conjunto, ni tan solamente el freno, que en todos los carretes . conocidos hasta el presente era preciso desmontar”. (la patente llama “carrete” a lo que denominamos hoy normalmente “bobina”)


Planos de la patente Rio-Mar. Lamentablemente, una de las láminas está mal conservada. PINCHAD Y PODRÉIS VERLO CON MÁS TAMAÑO DE PANTALLA

Esa particularidad –la de estar enroscada la bobina en el portabobinas- también la presentan los carretes de la marca “Viper”, que fueron, seguramente, consecuencia directa de la patente registrada por el Sr. Marqués (aunque no reflejen número alguno que haga referencia a la misma). Los “Viper” carecen de cualquier numeración, con excepción del. “Viper Atlantic”, que presenta una leyenda en el frontal de su enorme bobina donde aparece un número, precedido de las letras MAT y seguido de una Z, que, en principio, nada tiene que ver con un registro de patente o de modelo de utilidad español.



Dos Rio-Mar (Uno con antirretroceso y otro sin él) y un Viper
(el que está más a la izquierda y abajo en la fotografía)

No obstante, es evidente que ambos carretes, (Viper y Rio-Mar) fueron fabricados y diseñados partiendo del mismo patrón. En concreto, existe un modelo de VIPER, de tamaño intermedio, cuyas piezas son absolutamente intercambiables con las del Rio-Mar Marqués, coincidiendo hasta la rosca de la bobina y su diferencia con este último sólo se basa en detalles cosméticos o en accesorios. Todo lo esencial es idéntico.

El diseño del logotipo que aparece en el frontal de las bobinas de los carretes Viper está registrado como marca comercial y no como patente. Y ese “denominativo con gráfico” –expediente nº M2162818- ha sido objeto de un registro que está todavía vigente, realizado por una empresa con solera en temas deportivos de pesca. (Manufacturas Deportivas Viper S.A), como no, catalana.

Logotipo comercial registrado de Viper. El que aparece en las bobinas es igual, pero siguiendo su forma circular



Es muy posible que partiendo de la patente de los carretes “Rio-Mar” se comercializase el “Viper” con nombre distinto, aunque saliesen ambos de la misma fábrica y con un origen común, cosa que no ha sido infrecuente en absoluto.

El Sr. Marqués no se quedó en el diseño de su carrete, sino que su labor se extendió a un “portacarretes para cañas de pescar” que fue objeto del modelo de utilidad U-42.037, que se inscribió en la Oficina Española de Patentes el dia 13 de octubre de 1.953. A principios de los años 60 del pasado siglo, nuestro inventor todavía continuaba inscribiendo patentes, esta vez en materia de empalmes para cables eléctricos.

Personas polifacéticas, imaginativas y activas, como lo fue D. Isidro Lloréns Sagarra, quien no sólo patentaba carretes de pesca, sino también utillaje industrial y picadoras mecánicas de carne.

Nuestros queridos carretes Sagarra accedieron al mundo de la propiedad industrial con posterioridad. El modelo de utilidad nº 12723, que aparece reflejado en el frontal de las bobinas de los Sagarra, fue registrado en la Oficina Española de Patentes y Marcas por D. Isidro Lloréns Sagarra el día 2 de septiembre de 1.948 como “Carrete de lanzar para pesca con caña”. Ese modelo de utilidad y los sucesivos de esta marca, merecen un capítulo aparte.

Y lo mismo sucede con los diseños de propiedad industrial de la empresa “Actividades Industriales Metalúrgicas, S. A.” (AIMSA), que tuvo su sede en la Calle Lepanto de Barcelona, los cuales tuvieron un primer ejemplo en el modelo de utilidad nº 60.895, presentado en registro de propiedad industrial el día 28 de junio de 1.957, como un “Carrete perfeccionado para la pesca de lanzado con caña”, en que se reivindicaban determinados extremos aplicados al modelo Supercasting. Esta firma se comercializó no sólo en España, sino que también “cruzó el charco” pasando a vender sus productos en los Estados Unidos, contando con un distribuidor en Sant Louis, Estado de Missouri.

Dato que, al igual que el relativo a Sagarra, dejo con puntos suspensivos, porque será objeto, si es que llega a interesar a alguien lo que estoy escribiendo, de un artículo posterior.

Es curioso ver que Sagarra fue la marca que obtuvo el mayor éxito comercial y la que en definitiva –y no por casualidad- conquistó el mercado. Pero no fue la única que existió, ni la primera. La fecha del primer modelo de utilidad registrado por Sagarra ya nos permite concluir que los carretes de esta marca que no poseen referencia alguna a patente en la bobina, debieron ser fabricados con anterioridad a ese momento. Primeras conclusiones interesantes que ya iremos abordando y extendiendo.

Para terminar, un saludo a los amigos de “Nostálgicos”. Espero con ansia una pronta reunión. Y si es pescando con material viejo, mejor.

Un abrazo a todos. Pedro Altaba.

6 comentarios:

Sar-Dina dijo...

Alucinante trabajo de investigacion, Pedro, (si me permites el tutearte), la verdad que me has dejado de piedra, yo siempre me imagine que la mayor informacion de los primeros carretes de fabricacion española, la hayaria en los registros de patentes,pero tu aparte de sacarme de la duda, nos has enriquecido totalmente con tu articulo, dando detalles de registro de patentes y fabricacion de los carretes y los nombres completos de los creadores, lo que tambien aclara que en aquellos tiempos los catalanes estaban echos unos fieras en la creacion de carretes, la verdad espero con ansiedad el que publiques la segunda parte de tu articulo de investigacion, un trabajo maravilloso pedro,gracias por tu tiempo compañero nostalgico, por cierto algo que me parecio curioso es en la patente de los "dorada", sale un sello de españa con el aguila de franco y con un valor de 5pts, un dinero para aquellos años que no se podia gastar cualquiera en solo un documento, lo que tambien refleja, la apuesta tan inetresante y arriesgada que hacian los credores de los carretes en aquellos años y lo seguros que estaban de que su creacion daria resultados economicos y tendria aceptacion en el mercado de los pescadores deportivos, ya que en la post-guerra cinco pesetas, era en algunas familias el presupuesto del mes, lo que tambien deriba en otra pregunta ¿cual era el precio de un dorada critin en aquel año?, una pregunta no relevante, pero si curiosa e interesante para un coleccionista.
un abrazo a todos

Anónimo dijo...

Perdón, el sello es de 5cts, oséa centimos amigo y estimado sardina

Estimado Pedro es un trabajo excelente y de paciencia bienvenido al club.

Suso desde Santiago, donde la lluvia es arte.

arxirodet dijo...

Estimado Pedro:
Todo cuanto trata de aportar luz a este largo periodo de oscuridad que transcurre a lo largo de las décadas de los años 40/50 del pasado siglo XX,referente a la fabricación de material de pesca en todas y cada una de sus varientes es muy bien recibida.Por mi parte y hasta la fecha solo he podido obtener información de dos fuentes.Una de muy fidenigna:el material grafico de aquellos años,muy escaso y que está debidamente guardada en mi personal arxiu de pesca.La segunda forma parte de la denominada memoria oral.Esta contrastada una y otra vez,en muchas ocasiones nos puede aportar una buena dosis de conocimientos que en muchas ocasiones solo existen en el recuerdo de estas personas que por razón del paso de los años cada vez escasean desgraciadamente más.Haber podido consultar el archivo de patentes,aporta como no,una magnifica cantidad de datos que te agradezco como coleccionista y como ciudadano curioso.
Gracias y un muy cordial saludo
Enric Padrós arxiu de pesca

Sar-Dina dijo...

gracias estimado suso por sacarme del error, si es correcto centimos, es decir que el patentar ya no era tan caro, todo lo contrario de hoy en dia, que una patente puede andar entre los 250e y los seis mil, igual es ese el motivo por el cual hoy en dia, no tenemos tantos inventores en españa y antes si, el precio elevado de una patente hoy puede ser el motivo de echar para atras a mas de un vecino que tenga una buena idea, deberia alguien de los que gobiernan pensar en esto, en momentos de crisis lo que hace falta son buenas ideas, pero si ponerlas en marcha te puede costar un riñon, mas de uno se lo pensara dos veces.
Ahi queda eso

rafael edo dijo...

la verdad que el documento es una pasada , por desgracia aquí en España hace unos pocos años apenas se conocía nada de los carretes españoles, gracias al trabajo que esta haciendo el amigo Pedro,y muchos otros coleccionistas , al intercambiar información se esta recopilando todo y dentro de muy poco todos los puzzles estarán resueltos. y seremos todos un poquito mas ricos en información .gracias Pedro por lo que nos estas enseñando y sin duda los que nos queda por ver .un saludo. rafael edo

Rui Taxa dijo...

Um trabalho de tão grande profundidade só pode ser recompensado com um grande abraço.
Obrigado pela partilha.

Rui Taxa