Turkana material de pesca y los mejores plomos

Último programa de radio de dialdepesca.com

viernes, 1 de marzo de 2013

Pescando una gran corvina con Sagarra 80 desde kayak

Nos envía el amigo Paco Ramos "Kurricán" aficionado a la pesca de kayak el artículo  "54 escalones para la gloria". Un espectacular relato donde uno de los protagonistas fue el carrete Sagarra Mod. 80 que supo aguantar con creces las embestidas de una gran corvina. ¡Gracias amigo! Podéis verlo entero en este enlace 

 http://peskama.wordpress.com/2013/03/01/54-escalones-para-la-gloria/

Aquí tenéis un avance


54 escalones para la gloria

Publicado por rafaju en 1 marzo, 2013
54Esc_00_1 ©PESKAMA2013
De paseo con el kayak. El motor se llama “argyrosomus regius”
Muchas son las dificultades que tenemos a veces para hacernos a la mar con nuestros kayaks, lo primero obligaciones laborales y familiares, la meteorología, el estado del sitio de pesca, etc…y por último el ponernos a pescar en sí. Digo esto porque día tras día aunque todo lo primero cuadre, el último punto es el más trabajoso pues aunque tengo mi kayak a escasos doscientos metros de la playa debo sortear para ello una cuesta de un centenar de metros con un ocho por ciento de desnivel y dos escaleras adyacentes al paseo marítimo con un total de cincuenta y cuatro tediosos escalones. ¡Ah! y a la vuelta de pescar lo mismo (con el cansancio y si hay suerte, algo más de peso)
Con estas credenciales quiero comenzar mi relato puesto que fue además toda esta trabajosa maniobra mañanera lo que sorprendió al amigo Arturo “Caballa cuando vino a visitar al Equipo Onuba este verano.

En mi caso soy componente del Equipo Onuba a tiempo parcial, puesto que sólo pesco cuando salen de pesca ellos y prácticamente sólo en verano ya que en invierno comparto algunas otras aficiones quitándome ese mono de pesca a bordo del Olympo I de nuestro gran amigo Pepe.
A bordo del Olympo I la diversión siempre está asegurada.
Pepe, patrón del Olympo I, junto a los grumetes Pablo, Antonio, Paco y yo. La diversión siempre está asegurada a bordo del Olympo I.
Mi relación con el grupo viene a raíz de mi amistad con Paco “Kurrican, uno de mis mejores amigos de los que no alcanzo a recordar cuando conocí por primera vez pues desde pequeños hemos estado juntos, era de esos amigos con los que hacías castillos de arena en la playa. La afición a la pesca irremediablemente viene dada por él, pues no sólo a mí sino a todo el que se acerca a él termina por picarle la curiosidad por la pesca ya que no habla de otra cosa sea cual sea el día y sea la hora que sea, de ahí su gran frase de “esto sirve para pescar”, todo absolutamente todo tiene su utilidad y uso para él.
El día del estreno de mi kayak hace años.
Hace unos años el día del estreno de mi kayak.
Aparte a todos los amigos, en especial Pablo y Antonio, nos une esta afición y desde chicos, cuando empezamos a pescar en la orilla, siempre hemos tenido la pesca muy presente en nuestras vidas y hemos vivido grandes momentos. Atrás quedan esos días en los que no salíamos a pescar, íbamos a echar la caña y gran día aquel que se cogía algo. De ese modo, gracias a sus enseñanzas he ido perfeccionando mi técnica y completando mi equipo y consiguiendo buenas capturas, y lo mejor de todo viviendo inolvidables experiencias.
En esta ocasión os quiero relatar la gran aventura vivida en la jornada de pesca en kayak que me reportó mi récord personal este año pasado y un día que nunca podré olvidar.
Como cada jornada el día de pesca comienza aún de noche cuando de madrugada me intercambio los wathsapp con Paco “Kurrican” para sopesar los partes meteorológicos del día. En este sentido, en alguna ocasión sus ansias de pesca me han hecho levantarme de la cama para una vez a pie de orilla exclamarle: “¡tú estás loco, aquí no nadan hoy ni las lisas!, vámonos para la cama que será lo más sensato que hagamos en el día”. O algo peor, que cambie el tiempo, entren los borregos y al amigo Paco se le ocurra decir: “Espera un poco más que están picando”, y allí nos quedamos perdiéndonos de vista entre las olas y pasándolas canutas para salir con una rompiente que daba miedo. Pero que sería de nosotros sin esos ratos apurados que nos hacen exprimir nuestros equipos y nuestra habilidad.
Pero precisamente este día teníamos la compañía de Arturo “Caballa” que además, precisamente era el último día de pesca que viviría en aguas onubenses después de una semana de intensas salidas kayakeras y alguna que otra a spinning en compañía de Paco “Kurrican“.
54Esc_13 ©PESKAMA2013
A spining por el Coto de Doñana

No hay comentarios: