Turkana material de pesca y los mejores plomos

Último programa de radio de dialdepesca.com

sábado, 28 de noviembre de 2009

Artesano de cañas y punteros de cuerno de cabra en Canarias



Nuestro intrépido pescador, coleccionista vip y reportero de “Nostálgicos” José Docampo “Sar-dina” deja por un día su impresionante colección de carretes Sagarra y nos acerca a un interesante artículo humano sobre Óscar Jiménez. Conoceremos a un artesano que monta sus propias cañas con puntero de cuerno de cabra, con el que se pescan en nuestras islas afortunadas el pescado conocido como vieja. Una tradición isleña canaria que sin duda gustará a todos nuestros lectores.


Nuestro corresponsal en Canarias, José Docampo, entrevista a Óscar en Las Palmas con la inconfundible camiseta NOSTÁLGICOS SAGARRA


Texto y fotografías: José Docampo (Sar-Dina)

“Óscar Jiménez, constructor o escultor de cañas”



Me acerco a un piso en los alrededores de la playa de las Canteras en la isla de Gran Canaria, en donde vive y me esperaba óscar Jiménez, un pescador y creador de unas cañas, que están hechas especialmente solo para la pesca de las “viejas”. Un pez de colores llamativos en las hembras y grisáceos en los machos que tiene un pico parecido al de un pulpo o un loro y que se alimenta principalmente de cangrejillos conocidos aquí en canarias por el nombre de “jacas”, prohibidos de recolectar, están protegidos.
Este pez tiene una muy buena aceptación en las costumbres culinarias de las islas canarias y acompañado de unas “papas sancochadas, con un poco de mojo verde”, es un manjar para cualquier buen gastronómico marítimo de este país.
Bueno como os contaba, llegué a casa de Óscar y nada más entrar se hizo patente el talento que tiene este hombre para fabricar cañas y el amor que les tiene ya que a lo largo del pasillo colgaba unas fabulosas cañas de pescar viejas.



Se me acercó y me dice muy bajito: éstas son de las primeras que fabriqué, tienen más de veinte años y ya mis allegados saben, que el día que me entierren estas vienen conmigo”.
Pasamos a su salón-habitación, vive en un apartamento estudio un poco limitado, pero no le falta de nada, en el balcón tenía unas cuantas cañas para que yo le sacase fotos, me dijo que esta era una buena hora para hacérselas ya que el sol daba de lleno en las ventanas y con la luz natural se verían mejor, Óscar en su profesión, fue reportero fotográfico de prensa, ahora ya está retirado.



Lo que sostiene en las manos son los mangos o primeros tramos de las cañas


Bueno, una vez puestos al tajo Óscar empezó a explicarme cómo es la fabricación de una caña para la pesca de las viejas.
Lo primero que hago es elegir el bambú, voy a una nave industrial que lo vende al por mayor y allí elijo el mejor bambú para fabricar las cañas. Me comenta: “Observo que no esté cuarteado ni reseco, que el diámetro del grosor sirva para los casquillos de los tramos de las cañas que tengo en casa, ya que mandar fabricarlos a medida sale muy caro y comprarlos es casi imposible ya que aquí ya nadie los vende, así que me amoldo a los que ya poseo y compro el bambú a razón de los casquillos que tengo”. Añade cómo: “ me fijo bien en que el bambú tenga la mayor cantidad de nudos que pueda, eso les da a las cañas flexibilidad y fortaleza, una vez en casa las lijo un poco y las pinto con pintura azul, por tradición, así era como se pintaban antes las cañas aquí en Canarias ya que esa era la única pintura que había y era la que se utilizaba para pintar las barcas. Esa pintura protege al bambú lo que evita que se cuartee con el sol y se estropee con la salitre y para que no resbale les cubro las zonas por donde se agarra la caña con cordura para así evitar que cuando se mojen las cañas resbalen, ya que la pintura con la que las pinto resbala mucho cuando se moja”. Sigue con sus consejos: “Siempre trato de medir un poco los brazos del pescador que será el propietario de la caña para hacerle los mangos de la caña a medida, lo que hace que cada caña sea personificada y única”.





Os podéis fijar que no hay dos mangos iguales



Una vez acabada la parte de los tramos de la caña, se concentra en la puntera, que es lo que hace características y diferentes estas cañas de cualquier otra caña de bambú y lo que las hace especialistas en la pesca de viejas.

Primero debe conseguir la materia prima, aunque comúnmente se les conoce como cañas de cuerno de cabra, según me dice Óscar:” El mejor cuerno y el que más se utiliza es el de carnero, es decir el del macho mucho más grande y más duro que el de cabra”.


Como se puede observar en el ejemplar de la foto.

Una vez obtenido los cuernos y que suele comprar o se los regalan amigos, estos ya están secos y listos para trabajar, lo primero es dividirlo en cuantas partes sea posible, normalmente cuatro mitades, que se hacen cortando el cuerno de punta a punta por donde va la vena, con una sierra pequeña o manual.






Una vez dividido el cuerno en varias partes, se procede a pulirlo con una navaja bien afilada, antaño se hacía con un cristal pero como dice Óscar ahora habiendo navajas es una tontería lo del cristal, la verdad parece más difícil de lo que en realidad es, como me demostró seguidamente este magnífico pescador.






Me dijo que lo importante era tener la navaja bien afilada e ir dándole desgaste por todos los lados hasta que obtuviera la forma deseada.



Una vez que sea pulido el cuerno, se le empata a la puntera de bambú con cordura y dándole una capita de pegamento para reforzarla.




Y en el lado del cuerno que queda libre y hace las veces de puntera se le hace otro empate, de un trozo de nailon trenzado en donde se le puede poner un giratorio o una coca, para empatar el sedal con el que se van a pescar las viejas.





El cual no debe de bajar de un diámetro del 60 hasta el 80 dependiendo del gusto del pescador ya que estas cañas carecen de carrete de pesca y una vez haya picado la tan deseosa “vieja” esta se levanta a pulso, sin darle tregua a que se vaya, pero eso no quiere decir que esta no presente batalla, ya que toda “vieja” que supere el kilo presentara una magnifica y poderosa batalla, de ahí el tener que utilizar sedales tan gruesos.

Para acabar la entrevista Òscar me hablo un poco de su vida, el por qué hacia estas cañas, que en realidad el apenas utiliza ya que su gran amor en la pesca, es el sargo, pesca con la que disfruta cada vez que la practica como si del primer día de pesca se tratase.

Las cañas, me comenta las hace solo para sus amigos, como le enseñaron los viejitos como el cariñosamente llama a sus compañeros de pesca, casi todos me dice ,mucho mayores que él, aunque el ya ronda la sesentera de años, pero me comenta que los viejitos debido a su edad cada vez tienen más achaques y él es quien les fabrica las cañas y le empata la mayoría de los anzuelos, me enseña sus tatuajes de guerra, que explica que muchos se tatúan en sus brazos “amor de madre” o “todo por la patria”. Pero él se tatuó lo que más le gusta en esta vida, los sargos y las viejas.



En la foto de arriba enseña el tatuaje del sargo y en la de abajo el de una vieja.



También me comentó, que en toda la vida que lleva fabricando cañas y que piensa que supera muy por largo la centena, nunca vendió ni cobro un euro por ninguna, ya que estas solo las fabrica para amigos por encargo y que el puñado que me muestra en esta entrevista ya tiene dueño y que se las llevarían para fuerteventura, donde está su paraíso particular, la “isla de lobos” donde pasa casi todas las navidades del año, solo, y muchos meses de verano y otoño, en compañía de su amigo del alma ”Pepe el marino” con el que comparte pescatas y más de una anécdota.



Me comenta antes de irme, que este tipo de de artes en la fabricación de cañas, no debería perderse jamás y que alguien debería de hacer algún tipo de biblioteca para guardar todo este saber y poder transmitirlo con los años a las nuevas generaciones y la verdad yo pienso que tiene una razón como un castillo, la esencia de los pueblos se guarda en su conocimiento y memoria.
Oscar Jiménez, posiblemente uno de los pocos artesanos constructores de cañas que quedan por España.


JOSÉ LUIS LAGO, PROMOTOR DE NOSTÁLGICOS, TAMBIÉN VISITA A ÓSCAR EN EL ISLOTE DE LOBOS (FUERTEVENTURA) EL PASADO JULIO DE 2009 APROVECHANDO LAS VACACIONES, PARA ENTREVISTARLO Y REALIZAR UN ARTÍCULO EN LA REVISTA PESCAMAR SOBRE LA PESCA DE LA VIEJA, QUE HA CONTADO TAMBIÉN CON LA IMPRESCINDIBLE AYUDA DE "SAR-DINA".

3 comentarios:

Sar-Dina dijo...

Me gustaria añadir al reportage amigos nostalgicos, que al hablar con este hombre te contagia una sensacion de libertad y tranquilidad que solo los años te pueden dar, sobre todo me llama mucho la atencion o mas bien me produce una ligera envidia sana, la suerte que este hombre tiene al poder disfrutar de un paraje tan tranquilo como es el parque natural de la isla de lobos, esa libertad de poder dedicarse a lo que mas le gusta como es la pesca, sin tener que rendir cuentas a nadie y pasar alli los dias, sin mas compañia que sus pensamientos , me refiero a las navidades, por que en verano como todos sitios "lobos" se llena de visitantes, no escesivos, por que estan limitados al ser un parque natural, pero en invierno es diferente, por que como suelen meterse temporales a menudo, los visitantes suelen evitar la isla, por que sabes cuando entras pero no cuando sales, debido a que si se mete temporal se cierra el envio del barco, sin mas un saludo a todos nostalgicos y gracias y un abrazo a ti Jose Luis y a oscar, por que disfrute bastante con el reportage.

Anónimo dijo...

soy un amante de la artesania y de la pesca, hasta hace unos años solo de rio, pero llevo varios años pescando en Lanzarote.En la peninsula, he impartido de forma totalmente gratuita varios cursillos para montaje de cañas de pescar, en carbono, y en bambu refundido, por lo que he leido en foros y en articulos varios seria interesante que no se perdiera la tradicion y estoy dispuesto a promocionar la construccion de la caña de bambu con cuerno de cabra

jesus dijo...

Me ha dejado pensativo.envidio a esta,estoy seguro buena persona.un abrazo.